Los wearables se suman a la familia

Los wearables se suman a la familia

Dispositivos inteligentes como smartwatches o ropa triunfarán los próximos cinco años

Aunque parezca una utopía, es muy probable que la tecnología que vemos en series como Black Mirror acaben por hacerse realidad. No lo decimos nosotros, un estudio de la consultora IDC augura que dentro de cinco años los wearables se habrán hecho los dueños del mercado. Pero, ¿qué es un wearable? Son aquellos dispositivos que usamos a diario y que llevan incorporado un microprocesador como los relojes inteligentes o smartwatches o las pulseras que miden nuestros pasos o pulsaciones. Es lo que se llama llevar la ‘tecnología puesta’.

“Las empresas de tecnología se verán obligadas a intensificar su juego y ofrecer una selección más amplia de tamaños, materiales y diseños con el fin de atraer a un público más amplio”, afirman desde la consultora IDC Mobile Device Trackers. Un fuerte crecimiento que llegará de la mano del diseño y la creatividad. Los fabricantes deberán agudizar su imaginación si quieren entrar en la competición.

Los wearables se suman a la familia

Los smartwatches serán, sin duda, los grandes vencedores en esta carrera de fondo. Sólo que ahora nace un nuevo modelo de mercado: relojes de moda y relojes de estilo de vida adaptados a las necesidades de los diferentes usuarios, ya sea la comunicación, la salud o el lujo elegante. En cifras, el informe prevé un crecimiento de más del 25% en 2021, seguidos de cerca por los earwear o auriculares inalámbricos y la ropa.

Algunos os preguntaréis, ¿la ropa? Pues sí. La ropa puede ser diseñada para rastrear el rendimiento deportivo o la información vital de una persona. El reto está en mejorar el audio o, por ejemplo, la traducción en tiempo real del lenguaje.

Está claro que el objetivo es crear dispositivos totalmente adaptados a nuestra rutina. Hasta el punto que la compañía de tecnología médica de Suiza, AVA, ha lanzado en España la pulsera AVA, un wearable que controla el ciclo menstrual para detectar el momento fértil de cada mujer.

Este es sólo un ejemplo de muchos. Sin embargo, y pese a los intentos de creatividad, no es otro que Apple el que se lleva el gato al agua. Se ha consolidado como el fabricante número uno en ventas de wearables, tanto en lo referente a smartwatches como earwear (no hay más que ver los AirPods presentados en el último trimestre de 2016). Fitbit también tuvo bastante éxito al principio, pero no ha conseguido alcanzar las cifras de la ‘gran manzana’.

Ahora sólo queda esperar y ver los nuevos dispositivos wearables que se sumarán al mercado a lo largo de 2017.