Smartphones y ciberataques, el eterno conflicto

El robo de información personal es algo que nos preocupa a todos. Datos bancarios, listas de contactos, vídeos, fotografías e información personal o laboral se encuentran cada vez más expuestos ante los ciberataques, y más aún si se almacenan en nuestro teléfono móvil.

Los ciberataques hacia los smartphone no han parado de crecer a la misma velocidad que lo ha hecho la tecnología.  Según un estudio de la Universidad de Cambridge, casi nueve de cada 10 teléfonos Android son vulnerables a ataques maliciosos. Pero, sin embargo, muy pocos usuarios cuentan con un antivirus en su teléfono que le proteja de esta amenaza.

¿Qué tipo de virus puede infectar mi teléfono?

La principal forma de ataque a los Smartphone hoy en día son aquellos que piden a los usuarios que tomen algún tipo de medida. Por ejemplo, cambiar los permisos de seguridad, descargar una aplicación o permitir el control del dispositivo a un tercero, lo que hace que el dispositivo se vea comprometido.

¿Cuál es la amenaza más común hacia los Smartphone?

A pesar de que cada día existen más tipos de ciberataques dirigido hacia los dispositivos móviles, sin duda el que más ha crecido en la actualidad es el ransomware: un programa informático malintencionado que “secuestra” el dispositivo e impide el acceso a algunas partes o archivos. El virus, a cambio, pide un rescate para restablecer el fallo. Este negocio de secuestro de datos a cambio de un rescate mueve aproximadamente 15 millones de dólares mensuales.

¿Qué fases siguen los ataques hacia smartphone?

Cada tipo de virus tiene un protocolo de actuación distinto al anterior, pero de forma general se pueden diferenciar cuatro fases:

  1. Al descargar una aplicación maliciosa o acceder a un enlace malintencionado, el virus entra en el dispositivo.
  2. Una vez dentro, el virus solicita al usuario permisos especiales. Por ejemplo, que cambie la configuración de seguridad.
  3. El usuario accede a realizar los cambios necesarios con el fin de obtener un buen funcionamiento de su Smartphone.
  4. Una vez que el virus obtiene los datos necesarios, nuestro terminal queda en manos de un tercero que puede realizar los cambios que quiera y acceder a cada uno de los rincones del dispositivo.

¿Qué puedo hacer para no comprometer mis datos?

La principal medida que podemos tomar para evitar los ataques a los smartphone es instalar un antivirus. El antivirus nos ayudará a proteger nuestra privacidad y a mantener nuestros datos a salvo. También es una buena medida no dejar guardadas las contraseñas en aplicaciones delicadas, como aquellas que contienen nuestros datos bancarios. También es importante asegurarse de que las aplicaciones que instalamos provienen sólo de las tiendas oficiales, así como que los permisos que piden no van a comprometer el dispositivo. Y por último, pero no menos importante, tener cuidado al acceder a enlaces, ficheros o redes wifi desconocidas.

Estamos seguros de que, si sigues estos consejos, tu smartphone estará protegido al 100%  de visitas indeseadas.